martes, 20 de abril de 2010

Con la frente marchita

Las nubes de mas acá de otoño
sonríen amarilleando su destino funesto:
La firme evasión de las mariposas
que repartían versos azules entre tinieblas.

Y del camino a esta parte, tan confuso,
el hedor constante y la presencia
persistente de la primera sangre,
de los últimos puñales,
las rastreras pisadas que sisean
como una nube de ladrillos a la espalda
repiqueteando el pensamiento con sus pliegues
reconstruidos sobre el blanco miedo a lo sórdido
que se adivina ferviente en su mortal agujero
desde donde entona canciones pírricas
y destroza los estrechos canalones fétidos
en que yacen ahumados todos los presagios.

1 comentario:

  1. Cuánto dolor, cuánto miedo.
    ¿A qué?¿Por qué?

    ResponderEliminar